Inicio / ACTUALIDAD / Lenguaje no verbal: gestos, semblantes y reacciones de los candidatos en los búnker cuando se conocieron los resultados

Lenguaje no verbal: gestos, semblantes y reacciones de los candidatos en los búnker cuando se conocieron los resultados

Vidal junto a Larreta, en medio del festejo. Fernández con Cristina, admitiendo la derrota
Vidal junto a Larreta, en medio del festejo. Fernández con Cristina, admitiendo la derrota

El cuerpo habla, dice cosas. Los gestos comunican mucho más -a veces- que las propias palabras. Es por eso que los políticos suelen tener un entrenamiento bastante exhaustivo a la hora de practicar la comunicación no solo verbal, sino lo que se conoce como gestual o no verbal. Durante la noche de hoy, luego del desarrollo de las elecciones legislativas PASO 2021, los candidatos salieron a hablar a la par de los resultados que se fueron comunicando.

La noticia dura dice que el gobierno de Alberto Fernández sufrió una derrota en las elecciones primarias de este domingo 12 de septiembre y que sus candidatos perdieron en 18 provincias frente a Juntos, incluyendo la Provincia de Buenos Aires.

Expertos consultados por Infobae, analizaron el metalenguaje de los gestos y reacciones que tuvieron los candidatos. Y también el aspecto discursivo y lingüístico. En líneas generales, coincidieron en un punto: hubo cierta moderación sin tanto triunfalismo exacerbado ni en los tonos ni en los gestos. La variable pandemia, coinciden los analistas, fue la causante que marcó la vara discrecional.

Aunque el comienzo de esta noche agitada tuvo baile. Los dirigentes bonaerenses del Frente de Todos, improvisaron, al ritmo de Reyes de la noche, de Guasones, un pequeño baile, agitando sus brazos y con los dedos V, como anticipando un resultado favorable, cuando aún no había datos oficiales. Eran las 20, y la precandidata a diputada nacional por el Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, bailaba en el búnker oficialista de La Plata junto a Máximo Kirchner, Axel Kicillof y Daniel Gollan con ánimos de celebración.

“Lo de Tolosa Paz fue un acto para nada recomendable”, explicó a Infobae Diego Dillenberger, consultor, editor de la revista Imagen y conductor de La Hora de Maquiavelo. “Más allá de que en ese momento manejaron algún dato positivo, el bailecito está fuera de tono absolutamente con el espíritu de la opinión pública, en estos momentos; la gente no quiere ver bailecitos”, dijo Dillenberger a Infobae.

Tolosa Paz con un baile apresurado a las 20 horas, antes de los resultados oficiales
Tolosa Paz con un baile apresurado a las 20 horas, antes de los resultados oficiales

Y agregó con respecto a Juntos, quien suele recurrir al baile como señal de victoria: “Es un buen dato de Juntos Capital que no hubo globos, ni bailes, es señal de que algo entendieron de comunicación gestual”, indicó Dillenberger.

“La temprana aparición del Frente de Todos, bailando y festejando, contrastó con los datos derivados de la votación”, advirtió por su parte Carlos Celaya, consultor político, periodista y editor. El oficialismo bonaerense hizo “una escenificación destinada a la arenga interna, que no se corresponde, con el correr de los minutos, con los resultados electorales”, subrayó.

Las dos caras de Santilli: en la primera salida sin los datos oficiales y luego con los datos y la victoria
Las dos caras de Santilli: en la primera salida sin los datos oficiales y luego con los datos y la victoria

Los dos cabeza de lista que compitieron en Juntos por el Cambio de la Provincia de Buenos Aires dieron un gesto de unidad, previo a conocerse los resultados, minutos antes de las 21. Facundo Manes, de la línea Dar el Paso, y Diego Santilli, de Juntos, se reunieron en el escenario del bunker bonaerense instalado en La Plata.

Primero tomó el micrófono Manes, con amplia sonrisa, que repitió en todo momento, se manifestó confiado en que ese espacio opositor va a ganar en noviembre y en las presidenciales de 2023. Al cerrar, ambos dirigentes se saludaron en medio del escenario con el ya clásico choque de puños propio de la pandemia y Santilli arrancó su breve discurso.

Con soltura, propia de su amplia experiencia en las lides políticas, dio las gracias a “los bonaerenses que fueron a votar” y al personal que “hizo que los comicios fueran seguros”. “Y gracias a vos, Facundo”, agregó. Micrófono en mano, remarcó la unidad que poco se vio durante los chispazos de la campaña electoral. “Somos un espacio diverso pero estamos juntos”, resumió, y tocó el hombro de Manes con gesto amistoso, a quien en cada momento de su corto discurso miró para respaldar sus palabras. La presentación finalizó con un abrazo entre ambos.

“Pase lo que pase con el resultado, vamos a estar juntos trabajando”, soltó Diego Santilli, con un rostro apesadumbrado. “Vamos a trabajar juntos con Diego Santilli para ganarle al kirchnerismo en noviembre y en el 2023”, dijo el neurólogo.

El puño de la felicidad entre Manes y Santilli (Aglaplata)
El puño de la felicidad entre Manes y Santilli (Aglaplata)

“Manes usó su eslogan “Dar el paso”, lo hizo varias veces en su presentación. Se lo veía nervioso, tuvo un par de baches mínimos, no usuales en él cuando habla como neurólogo. Su gestualidad fue moderada, el movimiento de sus manos fue restringido, no ampuloso”, explicó Silvia Ramirez de Gelbes, doctora en Lingüística y directora de la Maestría en Periodismo de la Universidad de San Andrés.

Con respecto a Santilli, Ramírez de Gelbes expresó: “Como es habitual en el espacio de Larreta, el centro de su exposición es “Gracias”. Habla de los temas de siempre: trabajo, educación, conocimiento y repite también su propio eslogan Juntos. Extiende el brazo hacia adelante, como indicando el camino, mientras habla del 14 de noviembre”

Para Celaya, “Juntos escenificó su unidad en La Plata con las intervenciones de Manes y de Santilli”. Pero puntualizó: “Manes, en lo discursivo, puso el foco en la campaña hacia noviembre. En lo gestual, aunque su disposición era racionalmente de triunfo, en su gestualidad su mano libre, sin micrófono, asemejaba las manos a la defensiva en el fútbol”, dijo. En cambio, consideró que “Santilli, con palmadas en la espalda, aparecía como el ganador”, aseguró.

Manes deslizándose por el escenario, más cerca del profesor que del político que arenga, elaboró un discurso más programático, enfocado en la campaña. Un tono calmo, sin dar juego a la clásica oratoria de la noche electoral, y un aplomo mayor que en su primera aparición de la noche”, dijo Celaya a Infobae.

Oliveto y Tetaz
Oliveto y Tetaz

Paula Oliveto salió junto a Martín Tetaz a las 21:49, con los primeros resultados que los posicionaban victorioso a Juntos en la Ciudad de Buenos Aires. 10 minutos después varios funcionarios del espacio de Juntos empezaron a aparecer de a poco en el escenario. “Oliveto dijo ´emoción sí, festejo no”, muy bien ese comentario. Superaron además el baileicito de Gilda” expresó Dillenberger. “Sin dudas, no se puede bailar en medio de la pandemia con más de 100.000 muertos”, acotó

A las 22:06 apareció María Eugenia Vidal, saludando con las manos en alto y mencionando varias veces la palabra “gracias”, que salía tanto de su boca como en una pantalla detrás suyo. “Vidal mantuvo el lema de Larreta: Gracias. No sé lo vi tan feliz a Macri”, analizó Silvia Ramírez Gelbes. Y agregó: “Matar al padre, dirían psicoanalistas”.

“No hubo baile con Vidal tampoco, eso demuestra que están entendiendo el espíritu del momento, cuando los tiktok de Vidal parecían de otro país”, agregó por su parte Dillenberger.

Vidal junto a Rubinstein y López Murphy. Macri detrás
Vidal junto a Rubinstein y López Murphy. Macri detrás

“Maria Eugenia Vidal focalizo el centro de la escena, junto a Larreta y Macri. Un escenario orientado también a destacar la figura de Larreta también. Un discurso con mística el de Vidal: el cambio que empezó esta noche en un contexto especialmente dramático”, dijo Celaya. Y agregó: “Macri mantuvo un segundo plano en el escenario, reflejando con ese gesto que sus candidatos no obtuvieron los mejores resultados dentro de Juntos. El escenario reflejo el traslado del bastón de mando a Larreta”.

“La gestualidad de Vidal, que no es fuertemente gestual, se asocia con afirmación: mueve las manos verticales de arriba hacia abajo Señaló con el índice diciendo acá, o con pulgar e índice unidos para confirmar, pero con las manos de arriba hacia abajo”, dijo Ramírez Gelbes.

La seriedad de Fernández y Massa (Franco Fafasuli)
La seriedad de Fernández y Massa (Franco Fafasuli)

“Bien Alberto, aunque una hora tarde el “aprendimos”. Dijo que estamos ante dos modelos de país, cuando la gente eligió otro modelo. No entendió nada. Le echó la culpa a la comunicación (la campaña) no a su gestión. No demostró que le piden un cambio y ofreció más de lo mismo”, analizó Dillenberger.

“Aunque tarde, el Frente de todos compareció reconociendo la derrota y con una gestualidad pretendidamente humilde. ´Aprendemos de los errores´, dijo Fernández, con el rol de ´hecerse cargo´. La cara de la derrota fue Alberto Fernández. Una vicepresidenta en silencio y un Massa con gesto desanimado acompañaron a un Presidente encargado de poner su figura como responsable de la derrota”, explicó Celaya.

“El presidente ocupó sus dos manos en tomar el micrófono, un modo de evitar no saber qué hacer con las manos. Obviamente, la presidenta tuvo un gesto de disgusto”, dijo Ramirez de Gelb, marcando una diferencia entre los Fernández: “El presidente abraza a todos, a la vicepresidenta la saluda con los puños solamente”.

Y agregó la especialista: Fernández terminó su alocución acentuando lo que decía al levantar la mano con la palma hacia arriba como impulsando a la acción, que es lo que decía con las palabras: desde mañana, hay que militar más”.

Milei, con su tono eufórico de siempre
Milei, con su tono eufórico de siempre

Javier Milei como era de esperar, fue bien histriónico. “Su tono, como siempre, es exaltado y usa sus consignas, como los Vidal y los leones o hablar de la casta”, dijo Ramirez de Gelb. “Milei estuvo bien dentro de su estilo, no puede con su genio con eso de “que tiemble la casta política”, pero bien el tono sobrio. Pensé que se iba a pasar de eufórico pero fue equilibrado”, agregó Dillenberger.

Milei estaba entre la estrella de rock y el prócer desmesurado. Una gestualidad de euforia rodeado del calor de su gente. Su gesto radical, su voz quebrada, el grito y su apelación a la “Argentina potencia” perfilaron el discurso más agresivo de la noche”, dijo Celaya. Y cerró: “En 50 años seremos la villa miseria mas grande del mundo si no cambiamos”, el mensaje más radical de la noche. Es el único que destaco la baja participación, lo que refuerza su perfil anti establishment politico: la participación en disminución sería la consecuencia de una dirigencia oxidada”.

SEGUIR LEYENDO:

también puedes leer

Australianos vislumbran fin de encierro al declinar casos de covid-19

Pobladores vacunados de Sídney finalmente podrán salir de su prolongado encierro pandémico a mediados de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *