Inicio / ACTUALIDAD / Eugenio Derbez cree en las propuestas de trabajo, no en las solicitudes de trabajo

Eugenio Derbez cree en las propuestas de trabajo, no en las solicitudes de trabajo

Especial para Infobae de The New York Times.

(My Ten)

En la serie de Apple TV+ “Acapulco”, Máximo, un hombre de mediana edad, cuenta a su sobrino la historia de su ascenso desde la pobreza en México hasta la riqueza en Malibú, gracias al trabajo que aceptó a los 20 años en un prestigioso complejo turístico de Acapulco. El Máximo de los años 80 es interpretado por Enrique Arrizon, mientras que el Máximo con la mansión y el jet es interpretado por Eugenio Derbez, quien desde hace mucho tiempo es una estrella importante de la televisión en México.

A diferencia de Máximo, Derbez dice que el momento crucial de su carrera no se produjo a los 20 años, sino a los 50. Llevaba casi una década intentando entrar al mercado cinematográfico y televisivo de Estados Unidos y tuvo cierto éxito, consiguiendo papeles en la película de Adam Sandler “Jack y Jill” y en la efímera serie de la CBS “Rob”, de Rob Schneider. Pero no generó el impulso que esperaba, así que decidió volver a México para terminar por fin el guion que había estado elaborando: “No se aceptan devoluciones”, sobre un hombre cuya antigua amante le entrega una hija que dice ser suya.

Derbez fue coguionista, director y protagonista de la película en español y, cuando se convirtió en un enorme éxito, “cambió mi vida en todos los sentidos”. Se le abrieron las puertas de Hollywood, cambió de opinión sobre tener un hijo con su mujer (ya tenía tres hijos mayores) y se trasladó a Estados Unidos. En los años transcurridos desde entonces, se ha abierto paso entre el público estadounidense, gracias a papeles protagonistas en películas como “Cómo ser un latin lover”, un papel secundario en la ganadora del Oscar “CODA”, y la comedia en español e inglés “Acapulco”.

“Tuve fe, y nueve años después aquí estoy en el mejor momento de mi carrera, trabajando en otro país, en otra oficina, en otro idioma, con un nuevo hogar y una nueva productora”, comentó en una entrevista reciente por video. “Estoy feliz de haber tenido una segunda oportunidad en mi vida, a pesar de que tenía 52 años”.

En la segunda temporada de “Acapulco”, que se estrena el 21 de octubre, Máximo adulto trae a su sobrino a la ciudad donde comenzó su historia. Aquí, Derbez regresa al Acapulco de su propia juventud, la película que lo llevó al negocio y rompe la diferencia entre las películas mexicanas y de Marvel. (A continuación fragmentos editados de la conversación).

1. Acapulco, México: Pasé los veranos de mi niñez en Acapulco y algunos de mis mejores recuerdos de niño son de mi tiempo allí. Es donde aprendí a hacer cosas como mover vientre, es decir, mover el estómago hacia adentro y hacia afuera con un movimiento similar al de un gusano. Cuando tenía 15 años, hice mi primer viaje con mi novia, incluidos mis padres, por cierto, a Acapulco. Siempre he tenido una fuerte conexión con esa ciudad hermosa y asombrosa.

2. Cadillac de 1957: Mi papá era un gran amante de los autos. El primer automóvil de la familia fue un Cadillac descapotable rojo de 1957. Es el auto en el que mi papá llevó a mi mamá en su primera cita. Es el primer automóvil que manejé, a los 8 años. Ni siquiera podía alcanzar los pedales, así que me senté en el regazo de mi papá. Hablé con mi padre para que no lo vendiera porque quería conducirlo cuando fuera mayor. Todavía tengo el auto.

3. La última nieve de primavera”: Mi mamá y yo solíamos ir al cine todos los fines de semana. Siempre veíamos al menos dos películas, a veces tres o cuatro. Un día de 1973 me llevó a ver una película italiana llamada “La última nieve de primavera”. No te puedes imaginar cuánto lloré. Las emociones que sentí fueron muy intensas. Ese día le dije a mi mamá: “Esto es lo que quiero hacer”.

4. Perros: Cuando tenía 10 años, mi hermana me preguntó si quería tener un cachorro y yo dije: “Ah, sí, tal vez”. Me pidió que llorara con ella para que nuestros padres nos compraran un cachorro. Mis padres nos regalaron un bóxer que despertó mi amor por los animales. A la edad de 15 años, estaba rescatando perros de la autopista en México. Hasta hoy, soy activista de la causa animal. No soporto ningún tipo de crueldad animal.

5. Propuestas de trabajo, no solicitudes de trabajo: Cuando la gente me pide consejos, siempre les digo que no pidan trabajo, sino que lleven una propuesta de trabajo. Durante muchos años, pensé que lo correcto era pedir trabajo. Después de tantos rechazos y mi carrera sin rumbo, un día decidí cambiar mi enfoque. Conocí a un escritor muy inteligente y escribimos un guion para un programa y lo llevamos a una televisora. Por primera vez, en lugar de pedir trabajo, llevé una propuesta. Después de años de sentirme ignorado, me trataron de manera diferente, con respeto. Y así fue como tuve mi primera oportunidad de ser protagonista en televisión, con el programa “Al derecho y al Derbez”.

6. Paternidad, Ronda 2: Me convertí en padre a los 23 años, y un niño rápidamente se convirtió en tres. Yo mismo era solo un niño, criaba a tres niños mientras luchaba por ganarme la vida y tener una carrera, por lo que la cantidad de tiempo que pasaba con ellos era muy limitada. Cuando tuve 50 años, 22 años después de tener a mi último hijo, mi esposa y yo decidimos tener un bebé. Cuando nació mi hija, me di cuenta de que era el universo que me daba otra oportunidad de hacer las cosas bien y corregir todos los errores que cometí cuando era más joven. He disfrutado cada pañal, cada desvelo y cada vómito.

7. Prince: En 2006, estaba en Los Ángeles desarrollando un proyecto con Salma Hayek. Después de trabajar todo el día en su casa, dijo: “Prince acaba de llamar y me invitó a cenar, ¿quieres venir?”. No sabía mucho sobre Prince. Durante la cena en su mansión, solo dijo unas cuantas palabras, pero pasó por múltiples cambios de atuendo. Después de la cena, fuimos a una fiesta. Más tarde, de vuelta en su casa, dio un concierto privado para los tres. Empecé a aprender más sobre él después de esa noche y me convertí en un gran admirador. Era un genio.

8. Fisher’s: Hay un restaurante increíble en la Ciudad de México y algunos otros lugares llamados Fisher’s. No es comida mexicana. Son mariscos preparados de una manera muy singular. Los platos más locos. Son deliciosos, y no los encontrarás en ningún otro lado. Me encanta eso.

9. Cine mexicano: La diferencia entre el cine de Estados Unidos y el de México es el dinero. En Estados Unidos, puedes entretenerte con las películas de Marvel, porque incluso cuando la historia y la trama no son sólidas, los efectos especiales y todo lo demás son asombrosos. En México no tenemos el presupuesto para eso. Entonces, tienes que ser muy creativo. Tienes que ser un muy buen escritor y escribir historias originales. Por eso cineastas como Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón son tan creativos. Vienen de México, un país donde no hay dinero y tenemos que hacer películas con nada.

10. Michel Franco: Hay un director mexicano interesante llamado Michel Franco que tiene un enfoque muy crudo. Sus películas las compararía con “Parasite”, pero en español. Comienza con “Después de Lucía” y vela hasta el final. Hasta el último minuto. Poderosa.

también puedes leer

Confirman el primer fallecido de las protestas en Lima tras enfrentamientos en la avenida Abancay

Según testimonios de brigadistas, fue impactado por un proyectil de arma de fuego en la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *