Inicio / ACTUALIDAD / ¿Es posible aprender a montar a caballo de adulto?

¿Es posible aprender a montar a caballo de adulto?

Los adultos que se inicien en la equitación deberán superar algunos obstáculos, porque precisarán años antes de que puedan cabalgar de forma razonable. Pero, por otra parte, este deporte ofrece la ventaja de que puede practicarse hasta una edad avanzada.

Según un estudio efectuado por la Asociación Alemana de Jinetes, por ejemplo, uno de cada seis alemanes o alemanas puede imaginarse empezar con equitación.

El interesado promedio cuenta con 45 años y está, de esta manera, mucho más allá de la edad típica para comenzar en esta disciplina. A continuación, algunas preguntas de los potenciales aprendices y las correspondientes respuestas. 

¿Puedo empezar a practicar equitación a cualquier edad?

“Eso depende más del estado de salud que de la edad”, apunta la especialista en el rubro Christine Hlauscheck. Y puntualiza que, quien se encuentre en buenas condiciones físicas y psíquicas, puede empezar incluso a una edad más avanzada con equitación.

Solamente existen algunas pocas enfermedades previas, a raíz de las cuales no resulta recomendable montar un caballo. Entre estas se cuentan una artrosis pronunciada, una hernia discal o problemas con el equilibrio. 

“Mi principiante de mayor edad fue un hombre de 68 años, que hasta entonces jamás se había subido a un caballo”, comenta la profesora de equitación Sabine Nägler.

De acuerdo con su experiencia, los adultos principiantes son muy entusiastas y tienen muchas ganas de aprender, y solamente deben ser conscientes de que les llevará más tiempo que a los niños o a los jóvenes sentarse ágilmente sobre la silla de montar.

¿Es difícil montar a caballo?

El jinete no se encuentra sentado cómodamente como si estuviera en un sillón, sino que se monta sobre un ser viviente. La coordinación y el equilibrio, por lo tanto, pasan a ser esenciales. “Se trata de un deporte fino, complejo”, asevera Hlauscheck.

Además, el jinete debe adaptarse con destreza a los movimientos del caballo y prestar mucha atención a su propio cuerpo. Porque incluso un desplazamiento involuntario del peso, un movimiento involuntario de las piernas o una contracción accidental de las manos puede al menos irritar al caballo o incluso desencadenar una reacción que no deseaba.

Todo esto requiere una gran concentración. Además, la equitación no es un deporte que pueda aprenderse de forma autodidacta. Por lo tanto, indica Nägler, es importante tener acceso a buenas clases para adquirir conocimientos especializados.

¿Cómo encuentro una buena escuela de equitación?

Sabine Nägler propone consultarle a otros alumnos de equitación. Al visitar un establo, se debe poner atención en que los caballos se encuentren en un entorno cuidado, se vean satisfechos y bien alimentados. Deben ser mantenidos lo más acorde posible a la especie, es decir, tener contacto con otros animales, poder pastar y habitar en un alojamiento limpio.

El o la profesora de equitación debe dar la impresión de persona competente y agradable. Al menos para el comienzo se recomiendan clases individuales, y los precios para estas rondan en Europa entre los 30 y los 60 euros (entre 34 y 68 dólares).

¿Qué ropa me pongo para mi primera clase?

En primer lugar, un pantalón cómodo, lo ideal es que sea de cuero. También pueden ser leggings o vaqueros. Al igual que la vestimenta de la parte superior, debe tratarse de prendas ajustadas al cuerpo.

De esta manera, el profesor o profesora puede ver bien la postura del jinete sobre el caballo. Además, los caballos se asustan con facilidad si algo revolotea sobre ellos. Por lo tanto, no se recomiendan capuchas.

“En los pies debes llevar un botín con un poco de tacón, así como una suela fina con algo de agarre”, recomienda Hlauscheck. En algunas escuelas de equitación se ponen a disposición cascos para principantes. En un comienzo, también se pueden usar los cascos para ciclistas.

¿Cómo sabe el caballo lo que el jinete quiere de él?

“En los principantes no sabe nada, anda completamente a tientas. Por eso el trabajo más difícil para un caballo es la clase con los principantes de equitación”, explica Nägler.

Con el paso del tiempo, el jinete aprende a comunicarle su voluntad al caballo, ya sea con traslados del peso, así como con piernas y brazos.

¿Cuánto tiempo se demora hasta saber cabalgar?

Los especialistas aseguran que no se aprende nunca a montar a caballo. Porque se trata de un deporte complejo, y a esto se suman las diferentes posibilidades de reacción del animal.

Quien se conforme con ser capaz de montar un caballo con los diversos aires por su propia cuenta necesitará constancia. “De dos a cinco años, todo lo demás es una utopía”, dice Nägler.

La especialista aconseja tomar clases de equitación al menos una vez por semana, aunque lo mejor es hacerlo dos veces a la semana.

dpa

también puedes leer

La familia del subteniente del Ejército que murió en Corrientes pidió ser querellante en la causa

Luego de más de 9 días de investigación, el padre de la víctima dijo que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *