Inicio / ACTUALIDAD / Avances, descuentos y entradas a cine, lo que prefieren los millenials a la hora de adquirir una tarjeta de crédito

Avances, descuentos y entradas a cine, lo que prefieren los millenials a la hora de adquirir una tarjeta de crédito

Los colombianos incrementaron el pago por medio de tarjetas de crédito en los últimos años. FOTO: Archivo Particular
Los colombianos incrementaron el pago por medio de tarjetas de crédito en los últimos años. FOTO: Archivo Particular

Las tarjetas de crédito suelen ser en muchos casos una rueda de auxilio para quienes ven que lo que devengan no les alcanzan para llegar a la quincena o a la mensualidad. En otros casos, como a las personas entre 26 a 36 años de edad que consideran que las tarjetas de crédito representan un recurso para disfrutar de ofertas y beneficios.

No obstante, el estudio Hábitos Financieros en Línea de American Express y Google hecho por TNS y, conocido por La República, reveló que este último punto genera una leve preocupación en los analistas, que señalan que pese a que es clave tener beneficios adicionales con las tarjetas, es necesario que los jóvenes conozcan y planifiquen más basados en las tasas de interés que manejan estos plásticos, especialmente, después de que la semana pasada, la Superintendencia Financiera de Colombia informó que el interés máximo que una entidad financiera puede cobrar a sus clientes por un crédito de consumo y ordinario, conocida como la tasa de usura, se ubicó para diciembre en 41,46 % efectivo anual (E.A.), el dato más alto desde 2007.

Dentro de las tarjetas consideradas “millennial”, que no son generadas por entidades tradicionales o que son de bancos enfocadas en este público, se pueden encontrar las siguientes:

– Bbva Studio F o Bbva ELA: tiene una tasa promedio de 39,99 %. Cuenta con beneficios como 20 % en la primera compra de las respectivas tiendas (Studio F o ELA), 10 % siempre que se use la tarjeta en dichas tiendas, un punto por cada dólar en compras y no tienen cuota de manejo en los primeros seis meses, algo que las hace llamativas.

– Tarjeta de crédito Joven Mastercard Bancolombia: tiene una tasa de 41,31 % y beneficios como dos por uno en cine, asesoría para jóvenes en creación de empresas, viajes académicos y compra de boletas, ofertas y descuentos en comercios aliados y demás beneficios.

– Tarjeta de crédito Nu: permite tener avances en efectivo, cambio de cuotas, ajuste del límite de cupo, entre otros beneficios y una tasa de 37,1 %. Además, esta no tiene cuota de manejo.

– Tuya: maneja una tasa de 41,41%.

– CMR Falabella: ofrece descuentos de hasta 40 % en comercios aliados, así como descuentos en gasolina y restaurantes, lo que la hace llamativa ante los ojos de esta generación. La tarjeta cuenta con una tasa de 41,45 %.

– RappiCard: tiene una tasa de 41,46 % y no tiene cuota de manejo. Además, tiene cashback en compras, asistencia personalizada, entre otros beneficios.

En la celebración de la 56 Convención Bancaria 2022 de Asobancaria, que se efectuó en agosto pasado, el superintendente Financiero de Colombia, Jorge Castaño, lanzó una alerta sobre el endeudamiento que vienen teniendo los colombianos, particularmente con tarjetas de crédito y créditos de libre inversión.

“Vemos una cartera que está creciendo, pero está creciendo en modalidades de crédito y plazos, que no necesariamente son los más razonables en esta coyuntura”, dijo el funcionario.

Esto se da en medio del contexto en el cual el Banco de la República está subiendo las tasas de interés para frenar el consumo privado, aunque esta medida no se haya visto reflejada todavía en los hogares. Por eso, causa tanta preocupación los préstamos de consumo a los ciudadanos.

De hecho, la Superfinanciera encontró que antes de la pandemia los cupos de las tarjetas de crédito eran de 62 billones de pesos, pero ahora la cifra se acerca a los 100 billones de pesos.

“Es fundamental avanzar en un decrecimiento de la cartera y que se haga de manera sostenible”, indicó Castaño.

Cabe mencionar que los créditos vienen con un cambio radical en el país. Por ejemplo, hay créditos de libre inversión que se solicitan a ocho y hasta a diez años. Por eso, Castaño pidió que los hogares se moderen en los préstamos solicitados y sobre todo los plazos en los que se está pidiendo.

Seguir leyendo:

también puedes leer

La defensa de Pablo Lyle inició una nueva estrategia para que la sentencia sea reducida

Pablo Lyle mañana volverá a la corte, esta vez para que le den sentencia e …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *