Inicio / ACTUALIDAD / Un fármaco antiparasitario que se vende en todo el mundo podría eliminar al coronavirus en 48 horas

Un fármaco antiparasitario que se vende en todo el mundo podría eliminar al coronavirus en 48 horas

Un estudio colaborativo dirigido por el Biomedicine Discovery Institute (BDI) de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia), junto al Peter Doherty Institute of Infection and Immunity (Doherty Institute), ha evidenciado en cultivos celulares que un medicamento antiparasitario, denominado ivermectin y disponible en todo el mundo, es capaz de matar al nuevo coronavirus en 48 horas.

“Hemos descubierto que incluso una sola dosis podría eliminar todo el virus a las 48 horas y que, además, a las 24 horas se produce una reducción realmente significativa”, han dicho los investigadores, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista Antiviral Research.

Se trata de un medicamento antiparasitario aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) que también ha demostrado ser eficaz ‘in vitro’ contra una amplia gama de virus, incluidos el VIH, el dengue, la gripe y el Zika. No obstante, los expertos han avisado de que los ensayos se tienen que realizar todavía en personas.

“La ivermectina se usa ampliamente y se considera un medicamento seguro. Necesitamos determinar ahora si la dosis a la que se puede usar en humanos será efectiva, ese es el siguiente paso. En estos momentos en los que tenemos una pandemia mundial y no hay un tratamiento aprobado, si tuviéramos un compuesto que ya estuviera disponible en todo el mundo, se podría ayudar a las personas antes. De manera realista, pasará un tiempo antes de que se aplique una vacuna ampliamente disponible”, han recalcado los expertos.

Aunque se desconoce el mecanismo por el cual ivermectin funciona en el virus, es probable, en función de su acción en otros virus, que funcione para evitar que el virus «atenúe» la capacidad de las células huésped para eliminarlo. El uso de ivermectina para combatir el Covid-19 dependerá de los resultados de más pruebas preclínicas y, en última instancia, de ensayos clínicos.

Las otras drogas que ya se usan de manera experimental

Alrededor del mundo, los países ampliaron el acceso a la hidroxicloroquina (HCQ) y la cloroquina (CQ), dos compuestos sintéticos de la quinina, que a su vez proviene de los árboles de quina y que de usa para tratar la malaria.

La HCQ es la menos tóxica de las dos y también se usa como un antiinflamatorio para tratar condiciones como artritis reumatoide y lupus.

Ambas dieron resultados aparentemente prometedores contra la COVID-19 en estudios preliminares en China y Francia, lo que llevó al presidente norteamericano, Donald Trump, a considerarlas un “regalo divino”, incluso cuando expertos llaman a ser cautelosos mientras se realizan investigaciones más amplias.

Son más de 70 las sustancias que se encuentran en análisis por su potencialidad contra el SARS-CoV-2, y entre ellas las que mayores expectativas despertaron, a raíz de algunos estudios preliminares, fue la combinación de la hidroxicloroquina junto al zinc, dos sustancias conocidas y relativamente económicas.

La hidroxicloroquina es un principio activo antimalárico, utilizado también en patologías autoinmunes como la artritis reumatoidea y el lupus.

De acuerdo al médico máster en Nutrición Milton Dan, “la hidroxicloroquina es una droga de consumo bajo prescripción médica, no está exenta de contraindicaciones y efectos adversos, si bien suele ser bien tolerada, de ninguna manera puede ser automedicada”.

Respecto al uso de zinc como parte del tratamiento, Dan aclaró que “diversos estudios mostraron la capacidad del zinc como inhibidor de la replicación viral, incluso se encontraron trabajos como el desarrollado por la Universidad de Oklahoma, que confirman este efecto sobre la familia de los coronavirus”.

El doctor Roger Seheult, profesor de la Universidad de California y especialista en neumología explicó en un video que se viralizó en YouTube que “para poder lograr el bloqueo de la replicación viral en el organismo, el zinc encuentra su gran barrera, no puede acceder al nivel intracelular que requiere para poder actuar sobre la replicación viral. Necesitaría contar un transportador, algo que le permita el paso, al interior celular”.

“Es allí donde la hidroxicloroquina desempeña su papel principal, actuando como un ionóforo, permitiendo el ingreso del zinc a la célula infectada”, según estudios realizados. Además de esta acción, la hidroxicloroquina alteraría el PH celular, dificultando aún más la supervivencia del virus a nivel celular.

también puedes leer

Vélez supera a Deportivo Cali en Colombia y se acerca a los cuartos de la Sudamericana

«,»type»:»raw_html»},{«_id»:»74DA5EYOGFB3VINOAVIKDPROLU»,»content»:»La Copa Sudamericana sigue su curso y hoy conocerá a sus dos primeros clasificados a …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *