Inicio / ACTUALIDAD / Primera guerra de Biden sería contra propaganda: F. Wilkinson

Primera guerra de Biden sería contra propaganda: F. Wilkinson

(Bloomberg) — A menos de dos semanas del día de las elecciones, la mayor parte de la conversación sobre una política de “baño de sangre” sigue siendo metafórica. Un hombre de 59 años fue arrestado en Wichita, Kansas, la semana pasada, después de amenazar con cortarle el cuello al alcalde, quien dirigía los esfuerzos de la ciudad para aprobar un mandato de usar tapabocas. La semana anterior en Michigan, 13 hombres fueron arrestados por conspirar para secuestrar a la gobernadora de su estado y “juzgarla” por traición.

Ambas tramas, aunque espantosas, llegaron a los titulares porque son atípicas. La cosmovisión deformada que impulsa tales planes, sin embargo, se está volviendo alarmantemente común. Según una encuesta de Yahoo News/YouGov, la mitad de los partidarios de Trump afirma creer en los delirios del grupo que se llama a sí mismo QAnon. Atacar las raíces de la propaganda que alimentan esa paranoia debería ser una de las tareas más urgentes de una presidencia de Joe Biden.

La asimetría entre los dos partidos principales está impulsada en parte por las asimetrías de información que alimentan el extremismo. El proyecto de décadas de Fox News y el movimiento conservador para destruir la verdad compartida ha allanado el camino. Los consumidores habituales de Fox News, según una nueva encuesta de Public Religion Research Institute, están más en el extremo que otros republicanos, que tienden a tener fuentes de información más variadas y menos deshonestas.

Por insidioso que sea Fox, parece casi benigno en comparación con otros alimentadores de fanatismo en torno a Trump. Las teorías de conspiración de QAnon no son una desviación del Trumpismo; son una filial del mismo. La devoción a Trump requiere no solo desafiar los hechos revelados por el periodismo, la historia, la ciencia y la experiencia vivida. Exige no creer en las docenas de exleales a Trump que disputan abiertamente las fantacias de Make America Great Again (MAGA) y ven al presidente como infantil, solipsista, vengativo y sin interés o incapaz de hacer su trabajo. Mientras tanto, las acusaciones infundadas de Trump contra otros se esparcen como el polvo.

Algunos partidarios de Trump ignoran voluntariamente estas realidades. A otros no les importa o admiran perversamente su corrupción e incompetencia. Ambas mentalidades persistirán incluso si Trump abandona su cargo en enero.

Hombres como Donald Trump no prosperan en una cultura política saludable. El surgimiento de una esfera de información conservadora basada en la realidad es un desarrollo necesario pero insuficiente. La alienación de la base de MAGA de las narrativas nacionales realistas continuará jugando con conspiraciones criminales, obsesiones por la pizza y políticas de derecha peligrosamente desquiciadas que disfrutan del respaldo de líderes republicanos. EE.UU. no volverá a tener nada que ver con la salud política, mientras decenas de millones vivan en un triángulo distópico delimitado por MAGA, Facebook y Fox.

Los expertos piden acciones más agresivas por parte de los medios de comunicación y las compañías de medios sociales para combatir la desinformación. Ambos han mejorado su pésimo desempeño de 2016, pero no es suficiente.

Incluso en medio de una polarización aguda, la alternativa más efectiva a la desinformación masiva puede ser la Casa Blanca. Trump la ha desplegado para difundir innumerables mentiras. Pero su éxito demuestra que ninguna fuente de medios puede competir con la Casa Blanca para establecer el flujo y los parámetros de la información. Incluso aquellos que reconocen las falsedades de la Administración Trump y el daño que han hecho a la credibilidad del Gobierno aún se inclinan a su gravedad.

Hay límites, por supuesto. Todo tipo de calumnia se extendió a través de los medios de derecha cuando Barack Obama era presidente. Además, hay poca evidencia de que los políticos republicanos que no se llamen Mitt Romney denuncien la propaganda, incluida la desinformación de origen ruso, si piensan que proporciona una ventaja partidista.

Sin embargo, Obama se abstuvo en gran medida de atacar directamente la desinformación destinada a socavar su presidencia. Eso puede o no haber sido un error partidista. Pero más allá del interés propio partidista, el costo de la reticencia de su Administración fue alto. Con un esfuerzo más concertado, la presidencia tiene el poder de atraer a los mal informados, aunque solo sea gradualmente.

Sin duda, los más desquiciados, como los conspiradores de Michigan, no se inmutarían por los pronunciamientos de una Casa Blanca de Biden. Para la cohorte de MAGA, una presidencia de Biden representaría una realidad alternativa que no se parece en nada al reino mágico en el que prefieren residir.

Aún así, el ataque debe hacerse. Romper el dominio de este engaño colectivo es un imperativo nacional. Si hay algo que Estados Unidos ha aprendido en 2020 es que derrotar a un virus, ya sea biológico o informativo, requiere un presidente honesto y comprometido.

Nota Original:Biden’s First War Would Be Against Propaganda: Francis Wilkinson

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS

también puedes leer

Nuevo cardenal en México es conocido por su cercanía con indígenas y migrantes

Por David Alire Garcia CIUDAD DE MÉXICO, 28 nov (Reuters) – Entre los nuevos cardenales …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *