Inicio / ACTUALIDAD / Por qué la hidroxicloroquina y los antivirales son los tratamientos más utilizados contra el coronavirus de una lista de 70 medicamentos en estudio

Por qué la hidroxicloroquina y los antivirales son los tratamientos más utilizados contra el coronavirus de una lista de 70 medicamentos en estudio

La pandemia del coronavirus se extiende cada vez más y se torna más grave cada día, mientras la ciencia busca alternativas para ponerle un freno. Con más de un millón de contagios y ya superadas las 61.000 muertes, la enfermedad COVID-19 se ha convertido en una pesadilla para los miles de investigadores que buscan por un lado el mejor tratamiento posible con múltiples fármacos y por el otro lado una vacuna eficaz para quienes todavía no se han contagiado.

Esta semana, la autoridad reguladora de medicamentos de Estados Unidos (FDA) autorizó el uso limitado de emergencia de dos medicamentos contra el paludismo, que el presidente de Estados Unidos, Donald Trumpo ha promocionado, para tratar el coronavirus.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos detalló donaciones recientes de medicina a un acopio nacional, incluidas la cloroquina e hidroxicloroquina, ambas investigadas como potenciales tratamientos de la COVID-19.

El documento dice que la FDA permitió que “se distribuyan y sean recetados por los médicos a los pacientes adolescentes y adultos hospitalizados con COVID-19, de manera apropiada, cuando no se disponga de un ensayo clínico o no sea factible”.

Pero varios investigadores incluido Anthony Fauci, el principal experto de enfermedades infecciosas, han pedido al público ser cauteloso hasta que ensayos clínicos validen estudios más minuciosos.

Esta droga disponible desde hace años y relativamente económica podría ser la solución a la pandemia que tiene en vilo a la humanidad.

Alrededor del mundo, los países ampliaron el acceso a la hidroxicloroquina (HCQ) y la cloroquina (CQ), dos compuestos sintéticos de la quinina, que a su vez proviene de los árboles de quina y que de usa para tratar la malaria. La HCQ es la menos tóxica de las dos y también se usa como un antiinflamatorio para tratar condiciones como artritis reumatoide y lupus.

Son más de 70 las sustancias que se encuentran en análisis por su potencialidad contra el SARS-CoV-2, y entre ellas las que mayores expectativas despertaron, a raíz de algunos estudios preliminares, fue la combinación de la hidroxicloroquina junto al zinc, dos sustancias conocidas y relativamente económicas. La hidroxicloroquina es un principio activo antimalárico, utilizado también en patologías autoinmunes como la artritis reumatoidea y el lupus.

De acuerdo al médico máster en Nutrición Milton Dan, “la hidroxicloroquina es una droga de consumo bajo prescripción médica, no está exenta de contraindicaciones y efectos adversos, si bien suele ser bien tolerada, de ninguna manera puede ser automedicada”.

Finalmente, los Estados Unidos liberó el uso de la hidroxicloroquina “out of label” (prescripción fuera de la indicación) para ser utilizado en pacientes con COVID-19.

Hace dos días, un estudio apuntó a que el zinc en combinación con las drogas mencionadas, podría servir contra el COVID-19 ¿Cuál es el rol del zinc y el fundamento de la combinación?

Respecto al uso de zinc como parte del tratamiento, Dan aclaró que “diversos estudios mostraron la capacidad del zinc como inhibidor de la replicación viral, incluso se encontraron trabajos como el desarrollado por la Universidad de Oklahoma, que confirman este efecto sobre la familia de los coronavirus”.

El doctor Roger Seheult, profesor de la Universidad de California y especialista en neumología explicó que “para poder lograr el bloqueo de la replicación viral en el organismo, el zinc encuentra su gran barrera, no puede acceder al nivel intracelular que requiere para poder actuar sobre la replicación viral. Necesitaría contar un transportador, algo que le permita el paso, al interior celular”.

“Es allí donde la hidroxicloroquina desempeña su papel principal, actuando como un ionóforo, permitiendo el ingreso del zinc a la célula infectada”, según estudios realizados. Además de esta acción, la hidroxicloroquina alteraría el PH celular, dificultando aún más la supervivencia del virus a nivel celular.

Los datos positivos que comienzan a surgir

Fue en Francia donde se conocieron los primeros resultados de un pequeño estudio encabezado por el doctor Didier Raoult, del Instituto Mediterráneo de Infecciones en Marsella. En el ensayo realizado utilizaron la combinación de los fármacos hidroxicloroquina y azitromicina y reportaron que en 80 pacientes tratados tuvieron cambios positivos: al octavo día de iniciado el tratamiento, el 93% había negativizado el virus.

La azitromicina es un antibiótico de amplio espectro, que si bien no tendría acción sobre el virus en sí, su acción es preventiva fundamentalmente sobre infecciones bacterianas agregadas que puedan agravar el cuadro. Estos datos se suman a reportes previos con resultados positivos realizados en China, Corea y Australia.

Mientras en los Estados Unidos se comienza con la realización de un ensayo clínico a gran escala sobre la aplicación del protocolo hidroxicloroquina, zinc y azitroimicina, aparecieron voces de médicos como el caso del doctor Danny Pulido, neumólogo del Baptist Medical Center, que dijo estar sorprendido por las mejoras presentadas en los pacientes al utilizar la combinación.

también puedes leer

A lo Messi: la emotiva dedicatoria de Tevez con una camiseta vieja de Boca de Diego Maradona

Boca vs Inter No fue un partido más para Carlos Tevez. Y no por tratarse …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *