Inicio / ACTUALIDAD / Exclusivo, entrevista al canciller Felipe Solá de un periodista de Infobae varado en México: ¿cuándo podremos volver al país?

Exclusivo, entrevista al canciller Felipe Solá de un periodista de Infobae varado en México: ¿cuándo podremos volver al país?

Desde que estoy varado en México -país al que llegué luego de volar desde el Líbano a Grecia, de allí a Holanda y luego al DF buscando una ruta hacia la Argentina- mi cabeza va de la paciencia más absoluta a la desesperación más brutal. Todos tenemos conciencia de lo inédito y virulenta que es la situación para el mundo, pero a veces la conciencia pierde ante la angustia. Sería deshonesto mostrar un espíritu de hierro en medio de la pandemia.

Pero aún así la gran mayoría de los argentinos varados en el mundo esperamos con más comprensión que enojo. Esa compresión solo se alimenta de la verdad. A veces solo se trata de eso, simplemente de tener una conversación incómoda en donde se diga qué debemos esperar.

Así se gestó esta entrevista: desde mi condición de periodista y varado solicité una conversación con el canciller Felipe Solá para evacuar las dudas de muchos de nosotros. El canciller accedió a tener un intercambio sincero y, sin vueltas, sobre el panorama de los argentinos en el exterior hoy por hoy.

-¿Qué número oficial de argentinos varados en el mundo maneja hoy?

-Es un número muy variable porque, en primer lugar, entraron unos 60 mil argentinos en vuelos posteriores al cierre de Ezeiza, el 17 de marzo pasado. Fueron entrando un número de vuelos muy alto hasta que empezó a disminuir, por indicación de Salud y del operativo de Salud, que estaba siendo rebasado. El número de argentinos varados bajó entonces a alrededor de 10 mil. Sin embargo está subiendo porque se están agregando argentinos que no son turistas, como ya se sabe, sino también que estaban haciendo work and travel –es decir, esas vacaciones de trabajo– en lugares tan variados como Tailandia, Australia, Nueva Zelanda, algunas playas y lugares de Indonesia, y también en Centroamérica y en la Riviera Maya. Así que estamos entre 10 y 15 mil. No me he puesto a sumar país por país en este caso. Sí sabemos dónde están los problemas más graves.

-Sabemos que el Ministerio de Salud autorizó la entrada de 700 personas por día al país, ¿está ocurriendo? ¿Cuántos entraron en la última semana?

-Tengo que hacer la cuenta para saber cuántos entraron en la última semana, pero el número se fue reduciendo en una mesa que participa la Cancillería, el ministerio de Salud (con el poder de manejar la entrada), el ministerio de Transporte, el ministerio de Seguridad y el ministerio del Interior. Hace tres días ese número ha sido reducido a 300 personas por día en total. En un momento dado, la semana pasada se autorizaron 350 de zonas de riesgo y 350 de zonas sin riesgo. Pero esa cifra fue problemática para el operativo de Salud y entonces, priorizando lo estricto que debe ser ese punto, Salud ha llegado a una cifra de 300 personas por día. Tratamos de tener uno o dos vuelos –según el tamaño del vuelo– por día. En la última semana tienen que haber entrado unas 2500 personas más o menos.

-¿Tiene algún número de varados que hayan contraído coronavirus?

-Es muy bajo. Es un número que está entre 15 y 20 como mucho, pero sobre todo gente que llegó con síntomas y acá descubrimos que tenía coronavirus, no que lo tenía antes. Me atrevo a decir que no llegan a 15 los varados que han contraído coronavirus. Sí han contraído coronavirus miembros del Servicio Exterior: el encargado de negocios de Venezuela, el embajador en Francia, gente del consulado de París, en el Consulado de Madrid, que están cerrados por el coronavirus. Hasta ahora tenemos esos datos.

-En lo personal, y la sensación es muy compartida entre varados, lo que más pesa es la incertidumbre. Ningún funcionario puede dar una predicción de cuándo volveremos al país entonces no podemos planear los gastos con criterio lógico, entre muchos otros temas operativos y emocionales). En México somos más de 2000. ¿Tiene un estimado de cuándo cree que podremos volver al país?

-Sí, me arriesgaría a decir que México, el DF, Cancún, Costa Rica, parte de Centroamérica, algo que quedó en Panamá y Cuba (que tiene unas 800 personas y estamos esperando un chárter dentro de 2 o 3 días), más Colombia y Perú (que tiene mucha gente en Lima y mucha gente en el norte, que es más difícil de sacar, incluso había hasta un grupo en Iquitos, en la selva amazónica peruana, de treinta y pico de argentinos que sólo se podían sacar por aire y tratábamos de llevarlos a Lima)… Yo creo que toda esa gente de América como máximo en 3 o 4 semanas tiene que estar acá.

-¿Con vuelos de Aerolíneas Argentinas o de la Fuerza Aérea?

-A algunos sólo los podemos sacar con Hércules de la Fuerza Aérea, desde lugares de Ecuador como Guayaquil –donde vamos a volar el lunes– o desde Arequipa, dentro de Perú, porque no podemos trabajar bien en Lima, y los Hércules no pueden subir a Quito. A Quito, entonces, va a ir Aerolíneas Argentinas. Es posible que en 3 semanas tengamos ya también a toda esta gente acá.

-Usted mencionó en una entrevista la posibilidad de quita del 30% a los gastos en el exterior para los argentinos que hoy están varados. Más allá de que dependa de otro Ministerio, tengo dos preguntas: ¿Hubo avance al respecto? ¿Usted personalmente (y sinceramente), qué opina de ese impuesto en estas circunstancias?

-No hubo avances al respecto. Y a mí me parece que sí, que está bien que ese impuesto no se les cobre hasta ciertos montos a algunos gastos de allá con tarjeta de crédito. Y si puede, que la AFIP investigue quién es quién. Hay turistas pobres, mochileros sin pasaje, hay de todo. ¿Cuándo creo que se puede imponer esta situación de tener que hacerlo? En el caso de que empeoren las cosas y tengamos gente que no puede venir dentro de esas 3 semanas que estoy calculando. Entonces ahí sí creo vamos a tener que rever esta circunstancia.

-Hace unos días anunció un paquete especial para argentinos varados en situación de vulnerabilidad, pero aquí dicen que no se implementó y que no es un plan distinto al que funciona habitualmente ¿Tiene un estimado de cuánta ayuda en plata dieron en el mundo?

-Primero, está implementándose, está en un Decreto de Necesidad y Urgencia, y además está reglamentado por la Cancillería. Pero lo más importante es que se sepa que la Cancillería confía en que la condición de “vulnerable”, para remedios y/o plata, vivienda o alimentos, la considera el Cónsul. Cada Cónsul en cada lugar del mundo. Nosotros, en cambio, no reglamentamos en exceso esa condición porque desde acá, desde el escritorio podemos no tener en cuenta todas las circunstancias o el marco que hace que alguien pueda ser vulnerable. Con respecto a lo que se dice, no es un plan distinto, es un plan más caro. Tenemos más fondos porque la situación es mucho mayor que la habitual.

-¿Cuánto han pagado hasta ahora?

Hemos pagado 1.172.000 dólares en chárteres cortos y algunos largos, algunos parciales y otros totales. Y hemos gastado 342 mil dólares más o menos en dotar a los consulados de dinero, que después nos tendrán que decir si les alcanzó o no, y obviamente dar cuenta detalladamente de cuáles han sido sus gastos. Es decir, un millón y medio de dólares es lo que hemos girado, o lo que tenemos estimado girar porque ya lo hemos gastado.

-Si el pico de contagios se espera para mayo, muchos temen que haya que esperar hasta junio para poder entrar…

-La idea no tiene relación con el pico, son 400 por día. A 400 por día tendrían que entrar 12.000 personas en un mes. Ahí estamos más o menos. Queremos tener uno o dos vuelos por día que completen esa cifra. Pero no estamos haciendo la estrategia pensando en cuándo va a ser el pico, sino tratando que vengan todos lo que se agrupen y puedan entrar. Además, hay algunos ingresos por frontera terrestre. Están bastante cerradas las provincias, como ocurre en toda América. Los gobernadores y a veces los alcaldes cierran sus lugares, pero están pudiendo entrar algunos.

-Se discute mucho si los vuelos son repatriación o no, por el hecho de que son pagos. Me puede revelar cómo se definió esa política y por qué se permite a otras aerolíneas hacer vuelos aunque sean respetando el cupo de entradas.

-No la entiendo muy bien la pregunta, pero no le prohibimos a ninguna aerolínea hacer vuelos. Lo que ocurrió –quiero que quede bien claro– es que los vuelos de repatriación se llaman así porque después de haber cerrado el 17 de marzo nuestro principal aeropuerto, que es Ezeiza, todos los demás vuelos eran humanitarios en el sentido de que los dejábamos entrar porque traían argentinos en situación difícil. ¿Por qué en situación difícil? Porque se habían caído vuelos de líneas aéreas diferentes, de distintos lugares del mundo, que fueron cancelados directamente. Varados y estafados, a la vez, digámoslo.

-Varados y estafados, dice…

-Algunas líneas accedieron a traer a sus pasajeros y que nosotros pagáramos aquellos que no eran de ellos, y lo hicimos. Otras líneas volaron por presión política, de la cual participé activamente. Y a otros los fuimos a buscar con Aerolíneas, que no tiene buenas cifras económicas, como ninguna línea del mundo en este momento. A raíz de la pandemia, han empeorado todas las compañías y la mayor parte de las líneas descuentan que va a venir una época de escasísimos de vuelos, o sea que descuentan una situación de quiebra. En este momento, estamos consiguiendo que AA revea en algunos vuelos que va a hacer a lugares donde no tiene base, por ejemplo a Quito.

-¿Hay otros países en el mundo que mantengan su frontera cerrada a sus connacionales?

-Sí, por supuesto. Perú no acepta peruanos. Además, nosotros tenemos nuestras fronteras cerradas a nuestros nacionales hasta que los nacionales piden regresar. Entonces, lo que hacemos es acomodar la situación de ingreso a la certificación de salud para proteger a los que están adentro, pero los dejamos entrar. No hay nadie que se haya quedado afuera. En todo caso, se han quedado esperando más tiempo de lo que querían. Pero ninguno se quedó definitivamente afuera. No es cierto decir: “Fronteras cerradas a los nacionales”. De todas formas, los bolivianos no dejan entrar bolivianos; los brasileños sí dejan entrar brasileños y tienen mucha discusión interna por eso (hay que mirar los picos de infección en función de esas políticas); los peruanos no dejan; y también tienen restricciones España, Rusia, Colombia, Portugal y otros. Pero que quede claro que los argentinos entran, tardan pero entran.

-Son muchos los varados que, además de esperar estando afuera del país, sienten que la sociedad argentina los estigmatizó, el famoso mote de “cheto” del que se habló ¿Le parece justo el trato o el modo con el que algunos están mirando a sus compatriotas que estaban de viaje, más allá de que vuelvan o no?

-No. Todo mote que sea generalizado es absolutamente injusto. Lo que hubo acá, en la Argentina, con bastante razón, es rabia respecto de argentinos que salieron del país después de la noche del 12 de marzo, que fue la noche en la que el Presidente Alberto Fernández anunció un Decreto de Necesidad y Urgencia que cerraba Ezeiza a las 00:00 horas del día 17 de marzo (4 ó 5 días antes de que más o menos él lo anunció). Entonces, el que se fue después diciendo “yo me voy, total qué pasa, porque me aburre la cuarentena en mi casa”, muy bien, tiene su derecho, lo que no tienen es autoridad moral para quejarse de que pagan sus impuestos y no los traemos, como en muchos casos hemos visto en las redes sociales. Pero eso no quiere decir que sean “chetos”. Quiere decir que esos argentinos son irresponsables.

-No le parece bien generalizar con ese mote de “chetos” solo porque están en el exterior

Con respecto a “chetos o no chetos”, yo les pido a los cónsules que, en algunos casos, cuando la gente que pide plata -sin querer ofender-, si tienen alguna duda que entren en Google y que investiguen un poco quiénes son. Porque no queremos que la plata vaya a donde no debe ir. Debe ir exactamente al que la necesita. Y hemos comprobado que gente que pidió plata para estar en hoteles y después compró pasajes de aerolíneas. En Miami sobre todo lo comprobamos, donde estamos haciendo la lista de esa gente que mintió, que podría haber pagado sus hoteles y decir después: “No tengo plata para viajar”.

-¿Cuál es su mayor miedo en relación a los varados? Que se enfermen, que se queden sin recursos, que no puedan volver más…

-En primer lugar, quiero decir que vamos a sacar a más de la mitad de ellos. Y en relación al aumento o no de la epidemia, en Europa y en EEUU, al resto. Mi miedo es que se enfermen, que gente mayor, y a veces no tan mayorpero gente que es vulnerable, se enferme gravemente y no tenga la atención médica debida, como ocurre en muchos países del mundo. Mi miedo no es que no puedan volver. Cuento con traerlos y con que superemos esta situación de hoy. También tenemos miedo de que se queden sin recursos, pero bueno, la plata se resuelve con plata; la vida no se resuelve. Entonces, este el orden de mis miedos. Básicamente, que se enfermen o que sea grave de golpe.

-¿Hay muchas personas en circunstancias extraordinarias de vulnerabilidad?

-Hay argentinos que tienen otros problemas, que no es obviamente el coronavirus, que están expuestos por otras razones. Algunos están en tratamientos diversos. Muchos son dependientes de medicamentos que se están acabando y que en algunos casos podemos conseguir en los consulados y en otros no tanto. Otros son tratamientos oncológicos que han sido suspendidos por el viaje, pero necesitan continuarlos. Hay alguna argentina embarazada con fecha de parto. Y después hay una cuestión que se agrega, que está presente en Roma, y se me ocurre que en otros lugares: la gente que salió en un crucero por el mundo y de golpe ese crucero se alargó trágicamente y terminan en un hotel, por ejemplo en Italia. Es gente grande, suelen ser parejas jubiladas que están haciendo el viaje de sus vidas, y hoy están encerradas en Roma, les acercan la comida, les cambian la ropa cada tres días y no pueden ver el mundo, no están con sus parientes, no están con su gente y son personas mayores. Existe eso y existe también el tema de la depresión, que afecta a todo el mundo, pero en los ancianos puede ser más grave.

-¿Cómo se arman las listas de prioridades para subir a los vuelos de regreso?

-Primero es el criterio del pasaje de vuelta: cuánto hace que tiene el pasaje de vuelta. Los que tenían los pasaje con fechas más antiguas de vuelta de cualquier línea a la Argentina van primero. Y el segundo es mechar a los que llamamos vulnerables: gente más grande, gente que es vulnerable al COVID-19, gente que está enferma o en tratamiento, o gente que el cónsul estima que tiene algún grado de vulnerabilidad, o que esté embarazada una mujer, o que tenga chicos chiquitos en su grupo, etc.

-Se sabe acá que en estos días está por salir un avión de la Fuerza Aérea Mexicana con cerca de 100 argentinos. El Cónsul Gabriel Serbetto, que arma la lista de pasajeros, no quiso dar información al respecto. ¿Cómo se están gestando estos vuelos junto a México?

-Estos vuelos se gestan porque la Aerolíneas no tiene base en México (D.F.) sino en Cancún, entonces viaja a Cancún y saca gente de Cancún, que tiene mucha más gente que el D.F. , que de todas forma llegó a tener 800 argentinos varados. Los gestamos entre la Cancillería y la Cancillería mexicana. Con la diferencia que la Cancillería mexicana tiene aviones 737 y nosotros tenemos Hércules, que tiene que hacer escalas y que la gente muy grande, la gente viejita no puede viajar. Entonces, hemos compartido el gasto de comida y de gasolina de dos 737 que vinieron, uno del D.F. y uno de Cancún. Y puede ser que venga uno más con algunos uruguayos y algunos chilenos, y nosotros vamos a compartir los gastos en función a la cantidad de argentinos que vuelen. Esos vuelos son bastante más baratos para nosotros de lo que pueda salir un chárter comercial.

-Y respecto a la poca información del consulado…

-Si hay 800 argentinos, supongamos, en este momento en el D.F. y el Cónsul general informa de un vuelo, lo tapan. Entonces, el Cónsul tiene, bajo su responsabilidad y la nuestra –porque le dimos esas órdenes– la lista de prioridades con el criterio que mencioné recién. Se están gestando políticamente entre cancillerías. No sé si en el futuro podrán haber más vuelos, porque para que haya más tenemos que tener mexicanos acá que no puedan volver. Si no, a México no le conviene. Y creo que no quedan muchos mexicanos más de los que van a subir al próximo vuelo.

-¿Hay algún mensaje que quiere dar a los argentinos que no pueden regresar?

-Sí. El mensaje es este: en la Argentina hay mucha gente en situación de incertidumbre muy fuerte respecto de qué pasará con la enfermedad, sobre todo la gente mayor. Y segundo, qué pasará con su economía, porque estamos perdiendo PBI… Para decirlo directamente: no construimos riqueza hace casi un mes. Y que además de materialmente, sufre emocionalmente por estar encerrado, estar en lugares chicos, con hijos, con nietos, con abuelos, por la cuarentena. Los que están en el extranjero sufren de incertidumbre. Y, en algunos casos, en mayor medida porque están en lugares donde crece el número de infectados como Madrid, otros lugares de Europa, New York y Miami, por ejemplo. O en lugares donde no crece el número de infectados, pero ellos saben que el sistema de salud es tan frágil que si les pasa algo van a estar muy mal atendidos. Lo que quiero decir a los argentinos es que queremos que vuelvan.

-Sí, que tratamos de hacer lo posible. Que tenemos solamente dos aviones funcionando en la Fuerza Aérea. Que las tripulaciones de Aerolíneas que hacen estos vuelos posteriores al 17 de marzo son voluntarias. Que no esperamos mucho de las líneas comerciales, porque o quieren cobrar chárters (aún teniendo gente con pasajes en los aeropuertos donde van a abordar), o ponen unos precios exorbitantes aprovechando la presión política de los varados. Dicho esto, quiero decir también que la presión política nuestra sobre las aerolíneas y, en algunos casos, de país a país está empezando a funcionar.

también puedes leer

Citaron a declarar como testigos a Carolina Píparo y a su hermano en la causa que investiga a su esposo

Carolina Píparo y su hermano Matías fueron citados a declarar este martes La diputada bonaerense …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *