Inicio / ACTUALIDAD / Europa pospandemia: crisis institucional, incertidumbre y un futuro con esperanza

Europa pospandemia: crisis institucional, incertidumbre y un futuro con esperanza

“A mitad del camino de la vida, yo me encontraba en una selva oscura”. Así comienza la Comedia de Dante Alighieri, quien a los 35 años inicia un descenso a los infiernos. La confusión del poeta le ha hecho perder la “senda derecha”, aludiendo al abandono de la vida virtuosa y el modo recto de pensar. Escrita en el siglo XIV, esta obra extraordinaria puede considerarse el origen de Europa, la síntesis del pensamiento occidental. A partir del siglo XVI, se la llamó Divina Comedia, aunque se comenzó a escribir en 1307 y se terminó a la muerte del Dante en 1321. Este la describió como un poema sacro, aunque le fueron dadas variadas interpretaciones, hasta las últimas que la consideran solo una obra maestra de la literatura. Para situarse en ese tiempo, recordemos que se escribió a finales de la Edad Media y en las vísperas del Humanismo que culminaría en el Renacimiento. En su tratado sobre la monarquía, Alighieri impulsa la división de poderes espiritual y temporal: el primero, propio de la Iglesia; el segundo, atribuido al imperio. Este estudio también empezó a delinear la idea de Europa. Con el tiempo, Dante Alighieri, Miguel de Cervantes y William Shakespeare fueron erigidos en los mayores genios de la civilización cristiana.

¿Qué tiene que ver esto con la Europa actual? Mucho, según mi humilde opinión. Europa está en medio de una selva oscura y la Comedia no puede reducirse a un goce estético: es una obra moral. El poeta habla de la vida recta, retomando la enseñanza aristotélica de la vida buena, que recibió del autor que más lo influenció, Tomás de Aquino. Estoy convencido de que, en el momento actual, Europa debe replantearse si seguirá en la promoción de las ideas postmodernistas, las éticas indoloras, el goce de la vida sin trascendencia, las ideas estrafalarias de las viudas del comunismo o si retomará la cultura que desarrolla nuestro poeta. Él sabe que vive una crisis, la describe y requiere del lector que lo acompañe hasta alcanzar la verdad. La Comedia es una confesión y un viaje espiritual. En el Infierno, no hay deseo, como parece ocurrir en el Viejo Continente; simbólicamente, siempre se desciende hacia la izquierda. Los magos y videntes reciben el castigo de tener la cabeza para atrás y no poder mirar. Allí están los que han cometido pecados no perdonables, y el círculo más profundo es el que alberga a los traidores. En el Infierno, están los condenados, aunque en el vestíbulo están los indiferentes que no toman partido ni por el bien ni por el mal.

En el Purgatorio, los pecados pueden ser perdonados, es el mundo humano real. Allí se deben rectificar los errores y volver a la verdad; es un lugar donde hay gente esperanzada, a pesar de todo. La Comedia es un examen de conciencia que compendia la tradición judeocristiana; es un repliegue sobre sí, un ejercicio espiritual para descubrir la verdad y alejarse del mal. Hay esperanza, los errores se pueden enmendar y el pecado puede definirse por la ignorancia que puede subsanarse. Alegóricamente, el Purgatorio está custodiado por Catón, y Dante deja explícito que el cristianismo es un plan de salvación, no de perdición. Hay que cruzar el Leteo, el río que lava toda memoria pasada, el peregrinaje se termina y se puede alcanzar el goce pleno de la verdad en la iluminación del Cielo.

En un artículo muy interesante, la economista Beatriz Nofal sostuvo que, con la pandemia, el mundo y nosotros cambiamos profundamente. Según Nofal, transitamos un período de incertidumbre radical, término empleado por John Maynard Keynes durante la crisis de 1929. La autora recordó también el frenazo del flujo de capitales que caracteriza a la desglobalización en ciernes. Citó a Guillermo Calvo, quien denominó el fenómeno “sudden stop”, lo que nos remonta al estallido de la Primera Guerra Mundial. Hasta ese momento, como detalla Niall Ferguson en su libro La guerra del mundo, era posible transitar de un extremo al otro del globo sin inconvenientes, al mismo tiempo que era posible tomar té de Ceilán en Londres o alimentar a los británicos con la carne y los granos argentinos. Al estallar la guerra, esa primera globalización se detuvo súbitamente.

Sin embargo, Nofal subrayó que lo que vivimos no es un evento inesperado. Mencionó a Nassim Taleb, quien aseveró que no se trataba de un cisne negro (un suceso altamente improbable, posible). Ya el presidente Barack Obama, Bill Gates y Angela Merkel anunciaron, años atrás, la posibilidad de que se extendiera una pandemia. Nuestra economista la llamó, entonces, un murciélago negro que nos sobrevuela a todos. Los datos del FMI son atemorizantes: el PBI mundial se contraerá un tres por ciento; en la Argentina, se contraerá un 6,5 por ciento. La Organización Mundial del Comercio prevé una caída del comercio del 13 por ciento. Nofal sostuvo que, con suerte, se logrará contener la COVID-19 en el segundo trimestre, y su retroceso puede alcanzarse en el segundo semestre, a condición de que se produzca una respuesta coordinada global. El interrogante que queda es quién será el líder que conduzca esta respuesta global. Es una pregunta también aplicable a Europa.

DEF Online presentó un informe detallado de la situación económica en Europa, el cual sugiere que existen posibilidades de que se rompa la unidad. En ese artículo, se dice que la Comisión Europea prevé una caída del PBI del 7,4 por ciento para el conjunto de la Unión Europea y del 7,7 por ciento para los 19 países de la eurozona. Es la recesión más profunda desde la crisis del 29. El impacto económico supera la crisis de las deudas soberanas de 2008, que obligó al rescate de Grecia, Portugal, Irlanda y España. Sin embargo, Angela Merkel y Emanuel Macron respondieron con firmeza. Anunciaron que se decidió enviar a los países más débiles un monto inusitado, 545.000 millones de euros para aliviar la situación.

Cuando presentó el plan, Merkel dijo que atravesaban un momento de grave amenaza y que la Unión Europea iba a dar pelea. Este plan reconoce los errores de la ayuda otorgada en la anterior crisis, establece un plazo de devolución de 10 años y plantea que los países pueden solicitar hasta un dos por ciento de su PBI. Los montos que se empezarán a distribuir el 1º de junio solo podrán ser utilizados para enfrentar gastos generados por la pandemia. El Banco Europeo de Inversiones movilizará 200.000 millones de euros para reactivar a las empresas del sector privado. La Comisión Europea destinará 100.000 millones para enfrentar el desempleo. Esta es una respuesta muy enérgica para el fortalecimiento de la unidad europea.

Otro de los peligros que aparece cuando los países se cierran es el nacionalismo, un virus para el que es difícil encontrar antídotos. En un artículo reciente de El País de España, un historiador estadounidense, Timothy Snyder, llamó la atención sobre los peligros que trae la pandemia sobre las instituciones de la democracia, columna vertebral de Europa y el mundo occidental. Este profesor alcanzó renombre desde que publicó el libro Contra la tiranía, donde denunció los abusos de Donald Trump. El autor reconoce que las instituciones están desprestigiadas, dando como ejemplo la Corte Suprema de los Estados Unidos o la de Polonia. Destaca que el autoritarismo corroe las instituciones y es necesario protegerlas. No podemos prescindir de ellas, son como canales por donde corre la vida social. La pandemia trastornó tanto el mundo que los actores inescrupulosos pueden aprovechar eso para sus propios beneficios. El mensaje final de Snyder es optimista, porque, así como algunas instituciones pueden ser inficionadas, también se pueden construir otras nuevas y mejores. Unas nuevas coaliciones políticas pueden enfrentar a los autoritarismos y bregar por mejorar las instituciones tradicionales o construir otras que funcionen mejor.

Como dijimos, Alemania y Francia tomaron el toro por las astas, aunque el plan se debate todavía. El primer ministro holandés dijo claramente que, entre unión y mercado, prefería mercado. El banco de la UE no es favorable a la ayuda y la Corte Suprema no lo aprobó aún. Hay problemas de unidad, falta la motivación para sostener el proyecto de un gran estado multinacional. Con la creación de la UE, se intentó optimizar la coordinación para mejorar la estabilidad política y la prosperidad. Esto exigía una cierta entrega de la soberanía nacional a una entidad supranacional. El Brexit ha causado un gran daño a ese proyecto y los efectos que destaca Timothy Snyder se observan en Hungría, Polonia e Italia. En este último país, se sienten abandonados por sus vecinos y se generan sentimientos populistas antieuropeos. Sin embargo, está claro que Merkel y Macron han optado por la unión antes que el mercado.

La OTAN es otro pilar sólido de la Unión, por cuanto refleja la decisión política de sus miembros de defenderse entre todos. He oído a altos mandos españoles decir que, muy por el contrario de perjudicarlos, la retracción de Trump ha obligado a los gobiernos de la OTAN a hacerse cargo de sus responsabilidades. Máxime cuando viejos enemigos como Rusia han vuelto al centro de la escena, tras 20 años con el zar Putin en el poder. A eso, se suman los embates de China, que utiliza todas las herramientas del poder económico para atraer a las empresas hacia su territorio. El imperialismo chino es fácilmente identificable, no cesa y persigue sus objetivos con tenacidad. Los expertos argentinos han explicado esta expansión punto por punto.

Alemania, Francia e Italia son países industrializados de avanzada tecnología. Holanda y Bélgica son nudos financieros y de comercio de gran riqueza, cuyo capital original fue obtenido en sus empresas coloniales. El Reino Unido es una capital financiera mundial que abandonó las tareas industriales y decidió dejar a Europa frente al embate del terrorismo y las crisis de inmigrantes. Podría decirse que los británicos eligieron su mercado y su cultura antes que la unión. Joachim Schield recordó en su artículo “El mito de la hegemonía alemana en la zona euro” que ese país ejerce un liderazgo en áreas seleccionadas, fundamentalmente utilizando su poder de veto. En otros asuntos, Alemania provee un liderazgo no hegemónico en simetría con Francia. No actúa como los Estados Unidos porque no dispone de recursos y no puede diseñar las políticas económicas que desearía en la zona euro.

Los estados del sur europeo, fundamentalmente Portugal, España y Grecia, acudieron una vez más a Bruselas en la emergencia del coronavirus. Steven Erlanger mencionó a Mujtaba Rahman, jefe de analistas del grupo Eurasia, quien afirmó que, si se consigue enviar la ayuda, sería una revolución europea. Rahman remarcó que sería la primera vez que la Unión Europea envíe dinero directamente a los países, regiones e industrias endeudadas, sin perjudicar su situación ni ahogarlos con más deuda. Emmanuel Macron dijo con claridad que los dos grandes poderes europeos acordaron frenar las caídas e impulsar a todo el bloque con una estrategia común para suplementar el presupuesto europeo. “Este es un gran paso” sentenció el presidente de Francia.

Entre nuestros analistas, Juan Battaleme destacó que un acercamiento a Europa serviría para descomprimir nuestra situación en el escenario internacional, que John Mearsheimmer no dudó en describir como una nueva Guerra Fría donde los tres actores en disputa son los Estados Unidos, China y Rusia. En un mundo multipolar y caótico, la Unión Europea es más relevante que nunca. Es obvio que debemos comerciar con todo el mundo, con Rusia y China, con la India, Japón y todos los mercados que puedan necesitar nuestros productos, pero no debemos olvidar que los Estados Unidos y Europa juntos constituyen el 50 por ciento del producto bruto mundial. Además, de allí vino el inmenso volumen de divisas que impidió nuestra bancarrota. A pesar de que las potencias se cierran frente a amenazas como la pandemia, la Alianza Atlántica es la potencia militar más importante de la historia. Estos argumentos deben pesar más en quienes toman decisiones que los artículos de filósofos de moda que recomiendan el autoritarismo cool de las potencias asiáticas.

En el momento de escribirse la Comedia, los belicosos países de Europa eran pobres y sufrían grandes mortandades por las guerras y las epidemias. En la Comedia, pueden encontrarse llamados a la unidad y, en la crítica a Felipe de Francia, una advertencia sobre los peligros del nacionalismo. En esa misma época, las civilizaciones orientales deslumbraban por su poderío. Con el tiempo, los europeos se fortalecieron y llegaron a dominar el mundo. ¿Qué permitió a los europeos imperar? Niall Ferguson (Civilización. Occidente y el resto) enumera seis resortes que impulsaron a Europa: la competencia, la ciencia, la fuerza de la ley, la medicina, la sociedad de consumo y la ética del trabajo. Estos instrumentos y el fortalecimiento de los valores que el florentino expresa de manera sublime pueden dar respuesta a los desafíos actuales.

El mundo será distinto y nadie está en condiciones de decir cómo serán los cambios. Europa y nosotros estamos en medio de una selva oscura. Tal vez se produzca un descenso a los infiernos, que para Dante es un efecto propio de la historia de la humanidad. Lo que no debemos perder en este peregrinar son nuestros valores. Pertenecemos a esa civilización que Dante representó en su poema, que con el paso de los siglos fue depurándose. Debemos alejarnos de la corrupción y aprovechar esta circunstancia dolorosa para crear nuevas y mejores instituciones sobre los pilares de nuestra Constitución Nacional: democracia, república, justicia, estado de derecho, respeto a la libertad y a los derechos de los hombres. Es difícil pensar que se alcance el paraíso en la Tierra; Dante Alighieri lo describió como el descubrimiento de la verdad y el amor cristianos que se conocen al final del viaje, cuando llevamos una vida recta. En este mundo tan despiadado, con la muerte rondando en las calles, si queremos sobrevivir, estamos llamados a recuperar los valores de la vida virtuosa y el modo recto de pensar.

también puedes leer

Black Friday: cómo aprovechar un 90% off en productos de Estados Unidos desde Argentina y en pesos

Hasta el domingo 29 de noviembre, los usuarios podrán aprovechar “El verdadero Black Friday” (Shutterstock) …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *