Inicio / ACTUALIDAD / El reto de conservar la magia de la París-Roubaix en una futura fecha

El reto de conservar la magia de la París-Roubaix en una futura fecha

¿La París-Roubaix en otra fecha? La magia estará presente aunque la ‘reina de las clásicas’, que se habría disputado el domingo de no ser por la pandemia de coronavirus, tenga lugar avanzada la temporada, estimó el exciclista francés Marc Madiot.

Dos veces ganador de la mítica prueba, en 1985 y 1991, Madiot, en la actualidad al frente del equipo Groupama-FDJ, no podrá disfrutar por el momento de su competición fetiche. Tampoco verá el polvo que acompañaría a la caravana en esta época de sol en Francia, ni sentirá la adrenalina que segregan todos los participantes en una carrera llena de dificultades en sus seis horas de recorrido.

«El velódromo de Roubaix (…) el día de la carrera se vuelve mágico», explica a la AFP Marc Madiot. «Ocurre lo mismo en la llegada de la Milán-San Remo en la vía Roma, que es una calle anodina normalmente. Por algo son ‘monumentos’ (del ciclismo), carreras inmutables».

¿Inmutables? Este año al menos la fecha probablemente cambiará, pues la voluntad de la Federación Internacional de Ciclismo (UCI) y de los organizadores (ASO), es buscar un hueco para los «monumentos» en un calendario que deberá rehacerse al término de la crisis sanitaria. Septiembre u octubre se perfilan como posibles alternativas.

«El contexto va a cambiar, el ambiente también, y la ecuación será nueva para los corredores», analiza Madiot. «Pero no albergo la menor duda sobre su éxito: la magia continuará presente».

– No apta para sentimentales –

«Roubaix no es una carrera estándar de la bicicleta, no se puede calibrar con los ordenadores», explica en su biografía ‘Hablemos de ciclismo’.

«Tú no puedes salir a esta carrera si eres un sentimental. (…) Es especial, fuera de su tiempo. Es la arena, son las cunetas, es el cuerpo a cuerpo».

El factor climático es por definición aleatorio, aunque Las últimas ediciones de la carrera también llamada ‘la Pascale’ (de Pascua) han disfrutado de un tiempo clemente.

Para encontrar trazos de una París-Roubaix con lluvia y barro, como en ediciones pasadas que hicieron legendaria la carrera, hay que remontarse a 2002.

«Por primera vez los corredores tendrán sin duda una gran vuelta en las piernas antes de presentarse a la salida», revela Madiot, quien da nombre a un sector de adoquines en la carrera.

«Tengo mucha curiosidad por comprobar todo eso, será interesante ver cómo los corredores afrontarán el reto», confiesa el francés.

Para Madiot una anulación sería muy negativa: «Cuando el deporte se reanude se necesitarán grandes eventos. ¡Todos tendremos hambre (de deporte)!».

también puedes leer

Citaron a declarar como testigos a Carolina Píparo y a su hermano en la causa que investiga a su esposo

Carolina Píparo y su hermano Matías fueron citados a declarar este martes La diputada bonaerense …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *