Inicio / ACTUALIDAD / Comandos especiales intentaron rescatar a un estadounidense secuestrado en Afganistán en medio de las negociaciones con los talibanes

Comandos especiales intentaron rescatar a un estadounidense secuestrado en Afganistán en medio de las negociaciones con los talibanes

Mark Frerichs fue secuestrado en enero (foto: Twitter vía AP)

Mark Frerichs fue secuestrado en enero (foto: Twitter vía AP)

En los días posteriores a la captura de un contratista estadounidense en Afganistán a principios de este año, los comandos SEAL hicieron una inusual redada en una aldea y detuvieron a presuntos miembros de la red Haqqani vinculada a los talibanes, mientras la comunidad de inteligencia estadounidense intentaba rastrear los teléfonos celulares del hombre y sus captores.

Si bien las circunstancias que rodearon el secuestro siguen sin estar claras, la operación, que no había sido reportada anteriormente y fue descrita por múltiples funcionarios estadounidenses durante el mes pasado a la agencia AP, arrojó nueva luz sobre los primeros esfuerzos por localizar a Mark R. Frerichs, un contratista de Illinois cuya desaparición ha quedado envuelta en el misterio y ha sido objeto de un mínimo de debate público por parte del Gobierno de los Estados Unidos.

Los nuevos detalles surgen cuando la violencia y las luchas políticas internas en Kabul amenazan con echar por tierra un acuerdo de paz entre los talibanes y los Estados Unidos. El mes pasado, el Secretario de Estado Mike Pompeo expresó su frustración tras un intento fallido de mediar en una lucha de poder entre el Presidente afgano Ashraf Ghani y su rival político, el Dr. Abdullah Abdullah. La administración Trump dijo que recortaría 1.000 millones de dólares en ayuda a Afganistán.

Washington ha instado a Kabul a que libere a los prisioneros talibanes, lo cual forma parte del acuerdo de paz, argumentando que los detenidos corren el riesgo de propagar el coronavirus.

Pero no hay indicaciones públicas de que Frerichs, un veterano de la Marina, haya sido parte de las negociaciones entre los líderes de EEUU y los talibanes, o que su liberación sea parte de algún acuerdo de paz.

“Los talibanes secuestraron a mi hermano en enero. En febrero, los EEUU firmaron un acuerdo de paz con los talibanes. Mi hermano no era parte del acuerdo. Ahora estamos haciendo arreglos para que el Talibán y el gobierno afgano intercambien miles de prisioneros”, dijo Charlene Cakora, una de las hermanas de Frerichs, en una declaración proporcionada a la AP. “¿Por qué no podemos hacer que un rehén americano sea uno de ellos?

Art, el padre de Frerichs, dijo en una declaración que aunque tiene fe en el presidente Donald Trump y Pompeo, “sólo necesito que le digan a su gente que está negociando con los talibanes que EEUU no moverá un dedo hasta que mi hijo regrese a casa. Es un veterano. Esto es América. No dejamos a la gente atrás».

El Pentágono y el Comando de Operaciones Especiales de los EEUU se negaron a comentar la incursión de los SEAL. El esfuerzo de rescate está siendo coordinado a través de la Célula de Fusión de Recuperación de Rehenes dirigida por el FBI, que dijo en un comunicado que estaba trabajando con sus socios para asegurar “que Mark Frerichs y todos los americanos retenidos como rehenes en el extranjero sean devueltos a casa”. Animó a cualquiera que tuviera información sobre el caso a presentarse.

El Departamento de Estado dijo que estaba al tanto de un americano que había sido secuestrado en Afganistán. “El bienestar y la seguridad de los americanos es la mayor prioridad de la Administración Trump”, dijo el departamento. “Estados Unidos continuará presionando para el retorno seguro de este y todos los demás ciudadanos de EEUU a través de todos los canales relevantes”.

Un ex oficial de seguridad nacional de los Estados Unidos que asesora a la familia Frerichs pidió al enviado de paz de Washington, Zalmay Khalilzad, que resuelva la situación y que “es consciente de la presencia de Mark, pero no parece que aún entienda que necesita llevarlo a casa”. El ex funcionario insistió en el anonimato para hablar con franqueza, ya que el funcionario a veces trabaja con la administración de Trump.

Los funcionarios estadounidenses creen que Frerichs, de 57 años de edad, de Lombard, Illinois, estuvo detenido durante al menos algún tiempo en Khost, una provincia oriental a lo largo de la frontera con el Pakistán y sus denominadas regiones tribales, una zona montañosa que históricamente ha sido un refugio para los talibanes y los militantes de Al-Qaeda.

El ex oficial de seguridad nacional dijo que Frerichs ha estado en Afganistán por cerca de una década trabajando en proyectos comerciales y no era un contratista del gobierno de los Estados Unidos.

“Las primeras 96 horas son cruciales”, dijo a la AP un alto funcionario del gobierno de EEUU informado sobre el caso, con la condición de mantener el anonimato, ya que el funcionario no estaba autorizado a discutir el asunto públicamente. “Si no se recuperan en los primeros días, se hace más difícil cada minuto después”.

Aunque no se conocen demandas formales, los funcionarios de inteligencia de los Estados Unidos creen que Frerichs fue capturado por miembros de la red Haqqani, un grupo militante alineado con los talibanes en el Afganistán. Los Haqqanis tienen fuertes vínculos con Waziristán del Norte, una región tribal de Pakistán, al sur de la provincia de Khost en Afganistán.

La administración Obama designó a la red Haqqani como organización terrorista extranjera en 2012 por sus vínculos con el Talibán y los ataques del grupo al personal militar y civil de Estados Unidos. Aunque se sabe que los Haqqanis llevan a cabo asesinatos y secuestros por rescate, el liderazgo talibán no ha reconocido la captura de Frerichs. “No he recibido ninguna información sobre él”, dijo una fuente talibán que pidió no ser nombrada. “No ha habido ninguna pista a pesar de mis contactos con todas las partes para obtener información”.

En noviembre, el gobierno afgano liberó a tres miembros destacados de la red Haqqani a cambio de un ciudadano estadounidense y un profesor australiano secuestrados en 2016. Pompeo caracterizó el intercambio de prisioneros como un “gesto de buena voluntad”.

Timothy Weeks y Kevin King, liberados a fines de 2019 (Reuters)

Timothy Weeks y Kevin King, liberados a fines de 2019 (Reuters)

El representante Michael Waltz, republicano de Florida y veterano del ejército que dirigió los equipos que buscaron a Bowe Bergdahl después de que el soldado del ejército abandonara su puesto en 2009 y acabara capturado por los talibanes, dijo que éstos esconden con frecuencia a los rehenes estadounidenses hasta que pueden trasladarlos a través de la frontera con Pakistán.

“Me preocupan mucho las sugerencias de que los talibanes se toman en serio la paz, de que los talibanes están cumpliendo su parte del trato cuando – mientras hablamos hoy – tienen como rehén a un ex veterano de la Marina y ciudadano estadounidense que secuestraron, una vez más, durante las negociaciones de paz”, dijo Waltz en una entrevista.

El área de búsqueda de Frerichs comenzó en Khost y se extendió hacia el sur hasta la provincia de Kandahar, según el alto funcionario del gobierno estadounidense y un segundo funcionario del Departamento de Defensa.

Los miembros del Grupo de Desarrollo de Guerra Especial Naval de élite (más conocido como Equipo SEAL Seis) que participaron en el esfuerzo de Frerichs habían pasado a finales de enero trabajando para recuperar los cuerpos de dos miembros del servicio estadounidense que murieron cuando su avión se estrelló en Ghazni, en el centro de Afganistán, según los dos funcionarios estadounidenses.

El clima invernal que limitó la vigilancia aérea de los restos del avión por parte de los aviones no tripulados militares estadounidenses también afectó durante la posterior operación SEAL en la noche del 3 de febrero. Los períodos de visibilidad pobre o inexistente retrasaron una operación de recolección de inteligencia en un lugar conocido de los talibanes, dijo el alto funcionario del gobierno de EEUU, que tiene conocimiento directo de la incursión.

Una vez que el clima se despejó, los SEAL se subieron a los helicópteros y volaron a la ubicación no revelada. El alto funcionario se negó a dar detalles de la zona exacta de la provincia por razones de seguridad operacional.

El alto funcionario del gobierno estadounidense y la fuente del Departamento de Defensa con conocimiento de la redada, que también pidió el anonimato, dijo que el pelotón de los SEAL no se encontró con ninguna resistencia talibán y que una vez en el recinto, detuvieron a varios supuestos militantes haqqani y descubrieron un alijo de armas. No se sabe si el alijo de armas fue destruido en la escena o entregado a las fuerzas de seguridad afganas.

Los presuntos miembros de Haqqani fueron interrogados sobre el paradero de Frerichs y finalmente fueron entregados al gobierno afgano, según el alto funcionario del gobierno de los Estados Unidos.

El 4 de febrero, los oficiales de inteligencia estadounidenses recibieron un informe de que Frerichs posiblemente había sido trasladado a Quetta, Pakistán, un refugio histórico para el Talibán, dijeron los dos oficiales. Pero la información no fue considerada lo suficientemente creíble como para justificar una misión de operaciones especiales, de acuerdo con el alto funcionario del gobierno de los Estados Unidos.

El informe también entró en conflicto con las señales de inteligencia que los funcionarios estadounidenses tenían en ese momento. La inteligencia de señales es información recogida de las señales electrónicas que se transmiten desde dispositivos como radios portátiles y teléfonos celulares. La información puede utilizarse para rastrear los movimientos de los individuos o para espiar conversaciones, conocidas en el negocio del espionaje como interceptaciones de voz de bajo nivel.

Los funcionarios de inteligencia de EEUU siguieron recibiendo pings de localización de los supuestos teléfonos celulares de Frerichs y sus captores, pero el rastro se enfrió el 5 de febrero, según los altos funcionarios del gobierno de EEUU y del Departamento de Defensa.

Aunque el alto funcionario del gobierno de EEUU no dijo exactamente de dónde vino el último ping de ubicación de Frerichs, el funcionario dijo que estaba cerca de donde fue capturado. La AP no pudo determinar cómo la comunidad de inteligencia de EEUU sabía que había que vigilar estos teléfonos celulares específicos.

“Operacionalmente, la razón por la que el tiempo es crítico en un secuestro es porque se puede cerrar la distancia más rápido, idealmente de inmediato o utilizando fuentes”, dijo el alto funcionario del gobierno de EEUU. “Este no es el caso ahora mismo. Podría estar a dos casas de distancia de donde fue llevado y no lo sabríamos”.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Donald Trump habló con el líder de los talibanes: “Tuve una muy buena conversación, no queremos violencia”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos

también puedes leer

La plitidepsina de Pharma Mar es potente como tratamiento contra la COVID, según la revista Science

FOTO DE ARCHIVO. Una investigadora trabaja en un laboratorio en Málaga, en el sur de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *